” Última actualización 17/05/2018 a las 8:17 am.
Español
English

Aplicaciones

Las centrales minihidráulicas tienen aplicaciones muy diferentes según las necesidades energéticas que existan en la zona donde se instala, aunque fundamentalmente se emplean en la generación de electricidad con la finalidad de venderla a la red pública.

Con las tecnologías minihidráulicas es posible aprovechar pequeños saltos y caudales de infraestructuras hidráulicas en operación que actualmente no se está haciendo. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Aprovechamiento hidráulico directo de pequeños saltos naturales en determinadas  localizaciones existentes en los ríos para generación eléctrica.
  • Aprovechamiento de caudales que actualmente no se turbinan en centrales hidroeléctricas en funcionamiento (caudales ecológicos, caudales del canal de descarga,…) con el consiguiente incremento en la eficiencia y producción eléctrica de la central.
  • Redes de abastecimiento de agua potable con un importante salto de agua. Integración en sistemas de abastecimiento que permitan sustituir los elementos reductores de presión de la red por equipos generadores de energía.
  • Instalaciones de tratamiento de corrientes de agua residuales procedentes de procesos industriales y urbanos, como EDAR, e instalaciones de tratamiento y depuración de aguas (ETAP). Recuperación de la energía disponible para producción eléctrica.
  • Caudales que circulan por canales construidos como las captaciones y descargas de agua de molinos de molienda o piscifactorías.
  • Infraestructuras de riego. Aprovechamiento energético del flujo hidráulico en los desniveles de canalizaciones de riego existentes.
  • Rehabilitación y modernización de centrales hidroeléctricas abandonadas o aquellas que ya han superado su vida útil y siguen funcionando muy por debajo de su nivel optimo con unos rendimientos muy bajos.